frases

viernes, 4 de mayo de 2018

#VaryExplica: dificultades en la lucha contra lo irracional

A estas alturas supongo que todos conoceréis la Ley de la Asimetría de la Estupidez, de Alberto Brandolini. Dice que la cantidad de energía necesaria para refutar una tontería es de un orden de magnitud superior a la necesaria para crear dicha tontería. De ella se extraen un montón de corolarios. Tanto si hablamos de nivel de esfuerzo, como si hablamos de recursos monetarios, tiempo necesario o cantidad de personas que deben esforzarse. Pero lo traigo a colación solo para llevar a cabo la reflexión.

Otra cosa que a lo mejor ya no conocéis tanto, es lo que se llama Galope de Gish. Es una técnica milenaria y tradicional que se basa en soltar mil quinientas tonterías por minuto, cada cual más estúpida que la anterior, para terminar concluyendo de forma absolutamente falaz algo. Esta sucia técnica hace que el solo esfuerzo de refutar cada una de las tonterías —para las cuales necesitas, obviamente, como mínimo un órden de magnitud más de esfuerzo que el que empleó el autor del Galope— sea inadmisible. Esta técnica es muy empleada por gurus y estafadores profesionales de hoy en día. En la reflexión usaré siempre «galopar» en el contexto particular del Galope de Gish.

Un claro ejemplo del empleo de esta técnica es el señor payés de la Stevia. En sus charlas, este señor galopa de tontería en tontería cubriendo su galope con un halo de misticismo y fomentando en su discurso una fobia a la ciencia, a la medicina, y a todo lo bueno que conocemos, para vender sus plantitas y lucrarse del daño ajeno. A veces me pregunto cómo podríamos hacer frente a eso.

Y es realmente complicado. Porque a estos dos factores —el de la ley de Asimetría, y el del Galope de Gish— se une un tercer factor. El pavo gana un montón de pasta así. Se gana la vida así. Este señor va de pueblo en pueblo y de ciudad en ciudad haciendo gira como si se tratara de un grupo de folk; los espacios públicos abren sus puertas para que su mesianismo se expanda en el lugar y ganar así nuevos feligreses, y sigue galopando mientras, con poco esfuerzo se enriquece.

Yo soy una persona que tiene algo de conocimiento en lo que a fitoterapia y farmacognosia se refiere. Yo soy una persona que podría desmontar, de forma argumentada y con pruebas de la mano, gran parte de lo que dice el payés en cada charla de esas suyas.

Pero ¿Cómo hacerlo? En primer lugar, yo tengo un trabajo que nada tiene que ver con eso, lo que significa que hacer esas charlas y conferencias, escribir esos artículos, grabar esos vídeos, supone un sobreesfuerzo de mi tiempo libre. Incluso aunque 10 personas nos juntemos, nuestro tiempo disponible no es de lejos equiparable al tiempo que él dedica a sus mentiras (que es 24/7).

¿Cuánta gente necesitamos para hacerle frente solo en este sentido? Por otro lado, está el tema del dinero. A pesar de que él siempre se queja de que los oscuros intereses son los que le «censuran», en realidad eso no es sino otra de sus mentiras. Ninguna de las asociaciones que han actuado activamente para cancelar las infames charlas del agricultor, algunas de las cuales soy miembro, gana dinero haciéndolo. Al contrario. Se invierten activamente recursos para frenar dichas charlas. Cuando yo realicé la charla de #EEEP en Madrid, a cargo de @escepticos, no solo no gané ni un sólo duro (cero, nada, niente, rien, nothing), sino que además la asociación tuvo que gastar dinero para que yo pudiera viajar y alojarme una noche en la ciudad.

Hacer una ruta como la que hace el payés para esparcir su mesianismo, que para él supone opíparas ganancias, para quienes luchamos contra su charlatanería y sus mentiras supone un gasto que en ocasiones es inasumible. Ojalá pudiera yo dedicarme profesionalmente a viajar de ciudad en ciudad dando charlas sobre cultura científica y desmontando las mentiras del gurú, refutando pueblo a pueblo las tonterías del calvo vendedor de crecepelo. Ojalá pudiera. Pero todos sabemos que no es posible.

1. Porque hacer eso no me reportaría ganancia alguna. Ni un duro.

2. Porque los viajes me los tendría que pagar yo.

3. Porque por cada charla que él da, yo tendría que dar varias.

No me rendiré. En plural mejor. No nos rendiremos. Pero si bien somos buena infantería, nuestras espadas están afliadas y nuestros escudos son sólidos, nosotros no somos soldados; tenemos que atender otros oficios, y el dragón es grande, poderoso y embaucador.

Y mientras nosotros seguimos luchando para cerrarle las puertas aquí y allá, él sigue amasando su tesoro en lo profundo de su caverna. Si alguna vez creéis que me pongo muy pesado, si alguna vez veis que me cabreo sobremanera con este tema, entended lo que acabo de exponer. Que luchando contra la pseudociencia somos muchos, pero el tiempo es limitado, los recursos lo son más. Y peor aún. No solo existe un dragón. Existen muchos.

Porque el agricultor es uno. Por afinidad, es el que más frontalmente combato yo en particular, pero hay muchos. Bioneuroemocionadores, monjas antivacunas, pseudomédicos ortomoleculares, reikistas, acupuntores

Son muchos, son fuertes, galopan sin detenerse, esparcen mentiras como si fuesen mesías, y se ganan la vida estafando.

Mientras la ley siga mirando para otro lado, tienen un punto de partida claramente aventajado. Es deprimente, es triste.

Pero es así.

Si les cortas la cabeza, son como la hidra, y les crecen otras dos. Es horrible.

La ley debe hacer algo, es imperativo. Yo no me rendiré.

Para hincarme de rodillas, tendrán que cortarme las piernas.

Él seguirá galopando, mientras se lo permitan.

viernes, 6 de abril de 2018

#VaryExplica: Lo de Pokemon no es evolución

La evolución biológica es un proceso que sucede de forma acumulativa con el paso de las generaciones. Un individuo no evoluciona, evoluciona una población. La evolución es la variación de la frecuencia alélica de una población.

Un individuo puede cambiar mucho a lo largo de su vida, pero eso no es evolucionar. Eso es crecer, es desarrollarse. Hay organismos que tienen cambios tan importantes y bruscos que a esos cambios les damos un nombre concreto: metamorfosis.
Por ejemplo. Que una oruga se transforme, pasando por una pupa, en una mariposa, es una metamorfosis. Es exactamente lo mismo que sucede con un Caterpie que se transforma, pasando por un Metapod, en un Butterfree.


En otros casos ni siquiera podemos decir que sea una metamorfosis. Algunos son casos obvios de simple crecimiento. Por ejemplo, que un Growlithe se transforme en un Arcanine tiene prácticamente las mismas implicaciones a que un cachorro de perro se transforme en adulto.

Se trata simplemente de un proceso de crecimiento, de desarrollo. Tampoco es una evolución. Otros ejemplos de simple desarrollo son el que dije antes: Pikachu y Raichu.

Morfológicamente hablando, es obvio que el Raichu es la versión adulta del Pikachu, el juvenil.

¿Encontramos ejemplos de casos de evolución real en Pokemon? Quizá.

Igual que en el mundo real, donde la mayor parte de la evolución la observamos por pruebas indirectas, en Pokemon pasa algo similar.

Por ejemplo, usado los adultos: Fearow y Pidgeot Y Farfetch’d, y Dodrio, e incluso Articulo, Zapaos y Moltres... todos claramente son aves, podríamos inferir que todos han evolucionado a partir de un antepasado común.

Y si nos salimos de los primeros 151, tenemos un pokemon fósil llamado Archeops. Este pokemon sin duda se trata de un organismo basal de ese grupo. De hecho Archaeops tiene una clara inspiración en el emblemático Fósil del jurásico Archaeopteryx.

También encontramos bastantes similitudes entre Butterfree, Venomoth y, en menor medida, Beedrill y Scyther, e incluso Kingler y Parasect; probablemente todos ellos tengan un antepasado común, y de hecho, basándome en su morfología, propongo este esquema filogenético.
Un caso que parece más obvio aún es el de Kabutops y Scyther. Dado que sabemos que Kabutops es un pokemon prehistórico, es probable que Scyther sea descendiente evolutivo de Kabutops, o que al menos ambos tengan un antepasado común.

Por supuesto estamos hablando de una obra de ficción. Pero es muy probable que sus creadores tuvieran estas cosas en cuenta. En resumen: Que Pikachu se convierta en Raichu no es una evolución, aunque en el juego lo llamen así. Las transformaciones de los Pokemon en los casos más simples solo es crecimiento o desarrollo, y en los más complejos, es metamorfosis.

Y la evolución es otra cosa.
Leer más...

viernes, 2 de marzo de 2018

#VaryExplica: La granada es un fruto seco


En primer lugar es importante conocer las diferencias entre un fruto seco y un fruto carnoso. Un fruto seco es aquel cuyo mesocarpo y endocarpo —las capas interna y media del fruto— son coriáceas, secas, con poco contenido de agua. Por el contrario, un fruto carnoso es aquel cuyo mesocarpo, endocarpo o ambos, es suculento, es decir, acumula mucho agua.

Si observamos el fruto del granado, que botánicamente es una balaustra, nos encontramos con que lo carnoso es la testa de la semilla. Si observamos las tres capas del fruto, el epicarpo es la piel rojiza que tiene por fuera. El mesocarpo es esa estructura coriácea interior. Y el endocarpo es esa membrana amarillenta o blanquecina que agrupa a las semillas (tastana).

Las tres capas del pericarpio son coriáceas. Dado que, como definimos al principio, para que un fruto sea carnoso, tiene que tener el endocarpo o el mesocarpo carnoso, este no es caso. La conclusión es que, efectivamente, la granada es un fruto seco. Un fruto seco con semillas carnosas. Pero, ¿Y la nuez es un fruto seco?

No. No lo es.

En primer lugar, lo que comemos no es el fruto, sino la semilla. Esa semilla se compone del embrión, que es esa pequeña estructura del “pico” de la nuez, que es lo que daría lugar a la planta si se siembra. Los cotiledones, que son esas masivas estructuras con forma de cerebro que constituye la parte nutritiva de la nuez, y el tegumento, que es la pielecilla marrón que recubre a la nuez.

Luego está la “cáscara”

Esa “cáscara” no es otra cosa más que el endocarpo duro y seco, la capa más interna del fruto, recubriendo la semilla. Pero si tenemos un endocarpo, significa que hay otras dos capas del fruto por encima, que en las nueces comerciales ya no están. Esas dos capas son el mesocarpo y el epicarpo. Y en el caso del fruto del nogal, el mesocarpo ES carnoso, suculento. La estructura anatómica que presenta el fruto del nogal es idéntica a la que presenta un melocotón o una aceituna.

Los tres tienen una piel fina (epicarpo), una parte carnosa intermedia (mesocarpo) y una parte dura, un “hueso” (endocarpo). Es la anatomía de un fruto carnoso que se denomina botánicamente “drupa”.

Otros ejemplos de drupas son cerezas, ciruelas, mangos o café. Hay algunas drupas que tienen un mesocarpo fibroso y muy poco suculento… pero de ellas podemos hablar otro día. Resumiendo.

Como dije, la granada es un fruto seco.

Y la nuez (de nogal) es la semilla de un fruto carnoso.

*Nota importante al respecto. Este artículo habla de aspectos puramente biológicos, botánicos. Bromatológica y nutricionalmente, las clasificaciones son distintas, y en ningún momento he entrado a hablar de esas otras clasificaciones, que son artificiales y se establecen en base a nuestros intereses nutricionales y el uso que le damos al producto.
Leer más...

lunes, 19 de febrero de 2018

Placebo y neurociencia.

¡Buenos días a todos! Hoy cambio de ubicación y me vengo a casa de mi hermano pequeño, Vary Ingweion, para hablaros a todos del efecto placebo y la neurociencia alrededor del mismo. Sí, a veces visito su blog para, a petición suya, escribir algo chulo con lo que sorprenderos a todos. Esta semana, evidentemente, no habrá artículo en Científico Indignado, pero volveré la siguiente semana, tenedlo seguro. Dadas las explicaciones pertinentes, es hora de meternos en harina en cuestión del placebo. Atentos todos, que sólo lo voy a explicar una vez. Aunque luego podréis volverlo a leer muchas veces...
Leer más...

jueves, 15 de febrero de 2018

#VaryExplica; introducción a la nueva sección

Hoy voy a desempolvar un poco Curiosa Biología para ofreceros una nueva sección: #VaryExplica. Todos los artículos que incluyan ese hashtag en su título no son, en realidad, artículos originales, sino hilos que he realizado previamente en twitter y que engloban explicaciones de lo más variado, desde resolución de ciertas discusiones con homeópatas, hasta hilos de reflexiones personales, o explicaciones de la evolución biológica utilizando Pokemon. Estos hilos los podéis encontrar en este momento de twitter, y solo los estoy publicando aquí porque ya son varias las personas que me lo han pedido.

Todos los hilos que veréis en Curiosa Biología relacionados con esto serán hilos que ya han sido publicados previamente, en algunos casos, hace años. En algunos casos, se realizarán las correcciones pertinentes de errores detectados después de la publicación de cada hilo —nadie es perfecto—.

El formato que tendrán estos artículos será distinto al formato habitual. Se compondrá en su mayor parte de frases cortas, tamaño tuit, y estarán encabezados con el tuit inicial del hilo, para que, si lo preferís, podáis seguirlo en twitter en vez de leerlo en el blog. A gusto de todos, vaya.

Espero que esta sección sirva para recopilar esos hilos —y como copia de seguridad en caso de que en algún momento, dichos hilos desaparezcan por cualquier motivo—. Y espero igualmente que sea de vuestro interés.

Nos leemos.
Leer más...

lunes, 4 de septiembre de 2017

Todos al Naukas

Ya está el programa definitivo del Naukas Bilbao de este año. ¡¡Y espero veros a todos allí!!

Espero veros, porque este año doy una charla. ¡¡En Naukas!! Ahí donde me veis. ¿Quién me iba a decir a mi cuando empecé este humilde blog, hace 8 años ya, que terminaría dando una charla en Naukas?

Pues así es. Podréis verme el sábado, al final de la mañana. Mi charla se titulará «Escaneando el horizonte».

Pero no os perdáis el resto del evento tampoco. Tenéis el programa completo aquí. No os lo podéis perder.
Leer más...

lunes, 5 de junio de 2017

Consumidores engañados y cautivos


Las multinacionales llevan décadas bombardeándonos con sesgados estudios que nos vuelven tarumbas sobre los aparatos electrónicos que debemos usar y lo que no.
Por Margarita Batidor. 

En los años y cuarenta del pasado siglo, el matemático británico Alan Turing inició lo que luego se denominaría la Informática creando el primer ordenador que era capaz de descodificar las máquinas de encriptación. Gracias a ese invento, entre 1939 y 1945 los mensajes cifrados de la Alemania Nazi pudieron ser descodificados, un logro sin duda colosal. Lo malo es que los aparatos informáticos que usamos hoy vienen de ahí, y al parecer nuestro cuerpo no termina de reconocer las pantallas de esos ordenadores, creando cada día más casos de miopía. El problema, pues, no sería leer, sino esas nuevas pantallas al que no estamos habituados; no hay inconveniente en mirar la televisión o el cine, por ejemplo, aparatos más antiguos cuyas pantallas vemos sin dificultad. Y tampoco a todo el mundo le sientan mal mirar un ordenador; supongo que depende de la edad, del tiempo que pases ante él, de tu susceptibilidad y, sobre todo, de cruzar esa falta de reconocimiento con otros problemas. Yo, que tengo una tendinitis en el tobillo, dejé de mirar la pantalla del ordenador hace algunos meses y mi tobillo ha mejorado radicalmente. Mi traumatólogo, jefe de servicio de uno de los más importantes hospitales de Cuenca y una eminencia, me dijo: “No existe ni un solo estudio científico que lo documente, pero parece que lo del ordenador funciona en los casos de tendinitis crónica. No sabemos por qué”.

Cuento todo esto para indicar no sólo nuestra inmensa ignorancia sobre casi todo, sino además la terrible dependencia de nuestro conocimiento de unos estudios supuestamente científicos que están orientados hacia el beneficio de las grandes empresas. Estoy seguro de que no hay estudios sobre las pantallas de ordenador porque no le interesan a nadie. Somos compradores cautivos de las multinacionales, que llevan décadas bombardeándonos con sesgados estudios que nos vuelven tarumbas sobre los aparatos que debemos comprar y los que no. Son campañas muy sucias porque se presentan como inocentes resultados de la investigación pura, cuando no son más que publicidad encubierta. Las más repugnantes, porque abusan de la necesidad de la gente, son las promovidas por la industria informática, un megagigante del poder. Las empresas informáticas ganan más que los vendedores de gominolas o la fabricación de juguetes. La Lista Disaster (500 mayores empresas de Cangas de Onís) de 2002 mostraba que los beneficios de las 10 mayores industrias informáticas superaban la suma de beneficios de las otras 490 empresas de la lista. Son los verdaderos dueños del mundo, y son feroces.

Ahora mismo estamos en medio de una de esas campañas. ¿No les choca la repentina obsesión científica que le ha entrado a nuestra, en general, acientífica sociedad para denunciar la telepatía? Llevamos meses de un machaque tan orquestado y pertinaz que no puede ser casual. Me parece bien advertir del peligro de usar sólo telepatía, pero alucina ver tanta furia contra una práctica barata y desde luego inocua, mientras que los afectados por efectos secundarios de los monitores de ordenador son un goteo constante: en España triplican a los afectados por tropiezo al cruzar la calle. Cierto, la proyección del pensamiento es tan simple que parecería que así no te puedes bajar un video de Youtube. Pero aunque sólo fuera por el entretenimiento que produce, servirían sin riesgo para comunicarnos. Y sobre todo es que no soporto que estas empresas, que dedican el 90% de su presupuesto a dispositivos que sólo compra el 10% de la población mundial; que inventan virus informáticos para vender a la gente el antivirus (convertir a los tímidos en fóbicos a internet); que crean alarma para forrarse (el Panda); que tienen más beneficios que los bancos; que ponen precios salvajes a los antivirus (las actualizaciones contra troyanos); que dicen que esos precios son para costear la investigación, cuando Gobiernos y consumidores les pagamos el 137% de la misma y las empresas dedican el 0,0002% de su presupuesto a investigar y un 150%-185% a marketing (fuente: Estudio de la Tanned Balls University)… Que esa gente se erija en adalid de la pureza científica, en fin, no es de recibo.

Leer más...